Denuncia falsa

La denuncia falsa, es aquella denuncia en el que lo hechos no son verdaderos o no coinciden con la realidad, y por lo tanto constituye un delito por sí misma tipificado en el artículo 457 del código penal.

Puede parecer que no existen motivos para que alguien ponga una denuncia falsa e incurra es este delito, pero cada vez se demuestra que son más numerosos los casos en los que las denuncias esconden motivos personales o de carácter lucrativo y que no participan con la realidad demostrable.

Un caso muy habitual de las denuncias falsas lo encontramos en numerosas ocasiones cuando las personas se dan cuenta de que han perdido su documento nacional de identidad. Renovar el carnet de identidad por causa de haberlo extraviado suele suponer una multa, que ahora no sabemos a cuánto asciende, pero que tampoco es tan significativa como para tener que complementarla con un delito.

Pues bien, mucha gente, en un alarde de inteligencia, o haciendo caso al consejo del vecino, prefieren simular que su carnet ha sido robado, en cuyo caso, la renovación se realiza gratuitamente, sin tener que pagar dicha multa, pero que por contra, supone que la persona realice la consiguiente denuncia falsa en la misma comisaría de policía.

Por otra parte, tampoco se puede tener en poder dos copias del Carnet de Identidad a la misma vez. Por lo que la persona que finalmente encuentra el carnet extraviado está cometiendo un segundo delito.

Aparte de estos delitos secundarios, una denuncia falsa hace que la maquinaria policial arranque en busca del delincuente, por lo que es muy posible que la persona denunciante sea llamada para identificar al posible ladrón, con la consiguiente perdida de tiempo y de dinero al estado.

¿Cuál es la multa por hacer una denuncia falsa?:

La multa varía en función de su repercusión o de las personas perjudicadas, pero supuestamente oscila entre una pena de 6 a 12 meses de cárcel más una suma de unos 500 euros. Todo esto no lo sabemos claramente porque no somos letrados, pero también hemos leído que el denunciante falso, deberá pagarse un abogado y un procurador para hacer frente al juicio. Así que como veis, por ahorrarse unos euros, puede la cosa salir mucho más cara.

Pero la denuncia falsa no solo afecta a los carnets de identidad. existen casos en los que falsas denuncias consiguen parar todo el mecanismo de fabricación de una gran empresa, lo que supone millones de euros, o la participación en juicios estériles de las personas, que posteriormente deben ser indemnizadas, etc. En estos casos, seguramente la multa sea muy superior a los 500 euros.

Como decimos, la mayoría de las denuncias falsas suelen quedar impunes, no existen métodos infalibles para detectarlas y en muchas ocasiones alcanzan a perjudicar a la persona o personas imputadas.

¿Que hacer si te ves perjudicado en una denuncia falsa?

Existen 3 pasos o 3 pautas que se pueden seguir en caso de ser una víctima más de este sistema en el que la denuncia, será admitida tanto falsa como verdadera.

1 – Defenderse de las acusaciones con todas las herramientas disponibles por la ley y siempre con la verdad por delante. Conviene apegarse a la idea de la verdad, que será la que nos motive a continuar en todo el sinuoso camino.

2 – Demandar vía penal a quién nos demanda falsamente y exigir la reparación de daños.

3 – Demandar también por vía civil al falso demandante aludiendo como causa la protección del honor, la intimidad y la propia imagen.

Como conclusión, diremos que la denuncia falsa es un delito, y que por tanto se puede denunciar. Ahora bien, no sé muy bien que pasa cuando se hace una denuncia falsa sobre una denuncia falsa, si es que es posible hacer esto…