Denuncia y querella – Diferencias

Vamos a explicar la diferencia entre denuncia y querella:

La principal diferencia y que nos puede afectar directamente, entre denuncia y querella, es sin duda el teme económico. La denuncia es gratuita, podemos denunciar sin gastar dinero, excepto el billete de autobús hacia el juzgado.

Simplemente, la denuncia consiste en comunicar unos hechos que revisten carácter de infracción penal, y que además estamos obligados a denunciar.

La querella, por el contrario, no es gratis, ya que se necesita disponer de un abogado y un procurador que actúen en nuestro nombre. Quizá la diferencia fundamental, aparte del tema económico, es que en la denuncia, la persona denunciante no forma parte del procedimiento, se puede incluso denunciar un tema que nos atañe. En cambio en la querella, el querellante lo hace en su propio nombre, defendiendo sus propios derechos, formando parte como acusación particular. Y claro está, se hace necesario la presencia de un abogado y de un procurador, cuyos costes, en caso de no ser solvente, pueden correr a cargo del estado.

La querella siempre progresa, en cambio la denuncia a veces no.

Esta es una frase que se dice mucho, que la mayoría de querellas progresan y son permitidas por el juez para comenzar la investigación. Y esto es justamente porque en la querella, el querellante forma parte de la acusación y no se requiere el tedioso y burocrático procedimiento de esperar la aceptación del fiscal.

También, se debe comentar, que si una denuncia progresa, el propio denunciante puede solicitar formar parte de la acusación, por lo que en este caso, tanto la denuncia como la querella carecen de diferencias.