Denunciar pagina web

Para denunciar una página web, lo más importante es tener constancia de que en dicha página se ha cometido un delito, de otro modo, la denuncia caerá en saco roto. Es posible que la página ya no exista, ya que muchos delincuentes que actúan con páginas web delictivas, cometen sus fechorías y después desaparecen, por tanto puedes buscar esa página dentro del caché de tu propio ordenador, en la carpeta Windows.

En caso de no tener esa información, el buscador Google, suele guardar una copia del caché de dicha página, por lo que puedes probar a buscarla, y en lugar de abrirla como se hace siempre, pincha donde ponga “en caché” dentro de las búsquedas de Google.

Partiendo de que disponemos de la dirección de esa página web, podemos pasar a denunciarla acudiendo a cualquier comisaría de policía o incluso desde la propia página web de la policía. Hoy en día la mayoría de estas páginas tienen un apartado para delitos telemáticos. En España puedes probar desde la página de la guardia civil o de la policía nacional.

Si no quieres abrir una denuncia porque te parece demasiado serio y lo único que pretendes es que la información desaparezca tienes varias opciones:

1 – Ver si la página es gratuita y pertenece a un servidor público, entonces, puedes contactar con el administrador que ofrece ese servicio gratuito y comentarle tu problema, el caso es que quizás te toque hacerlo en inglés o en otro idioma, ya que estas páginas suelen estar alojadas en servidores extranjeros.

2 – En caso de que la página pertenezca al propio delincuente, y sea un dominio de pago, cosa extraña, ya que se requieren los datos verdaderos, puedes buscar en el Google la palabra “whois” y desde cualquiera de esas búsquedas, insertar la página delictiva para que te muestre los datos personales de quién la registró. Allí podrás ver su nombre, dirección, teléfono y e-mail de contacto.