Denuncia por acoso

La denuncia por acoso se hace obligatoria cuando la situación no permite a las personas llevar una vida normal. Quizá al principio pueda parecer que sólo se trata de una simple molestia o de un comportamiento pasajero, que ya se cansará, o que me lo tengo merecido por ser tan guapa!. Pero según va pasando el tiempo, cada nueva situación se añade a la anterior, haciendo la bola cada vez más grande, hasta que la única situación posible, la única vía de escape, es la denuncia por acoso.

El acoso puede darse en diversos medios, en el trabajo, por la calle, llamadas inoportunas de teléfono a altas horas de la madrugada, por correo electrónico, por correo ordinario, mensajes el celular…etc.

Casi siempre se sospecha quién es la persona que realiza el acoso, pero pocas veces existen pruebas certeras, al menos las que pueda investigar una persona por su propia cuenta. Por eso resulta muy necesario que para aplicar una denuncia por acoso, hagas una provisión de todo tipo de documentos o grabaciones, que pudiera llevar a la policía a una pista correcta que incrimine al acosador y no a una persona inocente. En caso de no disponer de ninguna prueba, puedes cursar igualmente la denuncia para que se abra una investigación. Una orden judicial puede obtener la relación de llamadas telefónicas que contactaron contigo, o conocer el paradero exacto de la persona que está detrás de un ordenador. Nosotros no podemos acceder a estos datos, pero la policía si que puede, y de esta forma terminar con el problema del acoso.

CÓMO INTERPONER UNA DENUNCIA POR ACOSO

A pesar de que el acoso pueda darse vía telemática, por internet o con el teléfono móvil, conviene denunciarlo por vía judicial o en la comisaría más cercana aportando todo tipo de pruebas disponibles.

La denuncia por acoso puede realizarse de forma escrita y deberá estar firmada. Podemos llevarnos al final una copia de la misma. Del mismo modo, podemos interponer una denuncia por acoso de forma oral o verbal, en cuyo caso, el funcionario será el encargado de redactar la denuncia en nuestro nombre, con toda la información relevante que le llevemos.

Los delitos por acoso suelen estar castigados con fines de semana de arresto domiciliario, unos 3 a 6 fines de semana, y una orden de alejamiento o de comunicación con la víctima, a su vez, una multa que en función del delito puede oscilar entre los 3 y 6 meses.

En nuestra opinión, una pena demasiado baja, ya que las secuelas psicológicas que acarrean un acoso, pueden resultar perjudiciales aún más incluso que una agresión o un delito de robo.